Una Sonrisa Terrible.
Desde aquí os mantendremos informados de toda la actualidad de este grupo y de su último disco Foto-finish, disponible para su descarga gratuita aqui mismo, y en edición digipack de lujo en Discos Oldies y en Discos Amsterdam

sábado, 22 de diciembre de 2007

Entrevista Neo La Cartelera - Levante EMV. 21 de enero de 2008


El grupo que grabó el disco, todavía con Edu Fort.


UNA SONRISA TERRIBLE


El día uno, cuarto Lp de la formación valenciana, no se editará en soporte físico. A partir de hoy, la grabación se puede descargar gratuitamente a través de una página web.

Adiós al CD

UNA ENTREVISTA DE EDUARDO GUILLOT

Sí, puede que Radiohead colgaran In rainbows en Internet antes de editarlo en formato CD. Y que cada comprador fuera libre de pagar lo que quisiera (incluso nada) por el disco. Pero los valencianos Una Sonrisa Terrible han ido más allá. Han decidido regalar El día uno, su cuarto álbum. Desde hoy mismo, es posible descargar el disco completo (portada incluida) en la página web de la revista musical Efe Eme: www.efeeme.com. De este modo, el acceso libre a la grabación permitirá al grupo llegar a un público potencial más amplio que nunca, y de paso, difundir unas canciones que fueron las últimas que grabaron con el guitarrista Edu Fort, tristemente fallecido el pasado mes de junio. Isa Terrible (voz, guitarra), Dani Cardona (batería), Raúl Tamarit (guitarra) y Antonio Sanz (bajo) le rinden así su último homenaje.

¿Cómo y por qué tomáis la decisión de regalar el disco en Internet?
Fue un poco pensat i fet, aunque a medida que íbamos grabando, se iba perfilando la idea. Cuando nos pusimos a tantear discográficas, vimos que los acuerdos que nos proponían no eran nada ventajosos, así que decidimos distribuirlo de manera gratuita por la red. La industria nunca ha estado de nuestro lado, ni las compañías ni las distribuidoras, y nos dimos cuenta de que no hacía falta tener intermediarios para llegar a la gente.

Es decir, renunciáis a ganar una peseta con el disco
Es que tampoco lo ganamos con los tres anteriores. A estas alturas, el grupo no tiene nada que demostrar a nadie, pero a veces parece que cuando hablas con un sello le estás pidiendo un favor.

¿Tan mezquinas son las propuestas de las compañías actualmente?
Para nosotros, sin duda. Únicamente intentamos defender nuestros derechos como artistas. La industria está pasando por un mal momento, y los discos no dan dinero, así que los sellos cobran de otros sitios: montan agencias de management, se quedan hasta el cincuenta por ciento de los derechos de autor para toda la vida, hacen que el grupo pague la fabricación del CD…

La consecuencia habitual de dar a conocer el disco en Internet es la posibilidad de acceder a un público mayor y, por tanto, aprovechar eso para conseguir más conciertos. ¿Es vuestro caso?
Todo dependerá del interés que haya por el grupo. Internet posibilitó, por ejemplo, que pudiéramos ir a tocar a México. El único miedo que teníamos era que diera la sensación de que el disco no existe, porque no será un objeto tangible.

De hecho, vais a hacer una pequeña tirada para evitarlo, ¿no?

Sí, porque hay gente cercana y coleccionistas que querrán tenerlo. Pero distribuirlo a través de una publicación de la entidad de Efe Eme garantiza de sobra su existencia real.

Es un disco con unas connotaciones muy especiales para el grupo, ya que aparece tras la inesperada desaparición de Edu Fort. ¿Cómo ha condicionado el proceso?
A todos los niveles. La grabación ya estaba completamente terminada, pero en el terreno personal ha sido un golpe muy duro. Necesitábamos que el LP estuviera en la calle, porque era un modo de reivindicar a Edu y sus canciones, pero también a nosotros mismos. Curiosamente, él tenía muy claro que buscar discográfica era un trabajo inútil. Y estaba muy contento con el resultado del disco.

¿Os planteasteis tirar la toalla?
Es algo que no podemos dejar de pensar, porque un hecho así te deja la cabeza reventada. Se hace muy difícil coger un instrumento. Pero lo estamos haciendo, porque el grupo es nuestra vida y también nuestra salvación. Y es una forma de decirle a Edu que seguimos aquí peleando por lo mismo que peleaba él.

Desde entonces no os habéis vuelto a subir a un escenario. ¿Será difícil?
Si hay una razón para hacerlo, lo haremos. Llegado el momento, probablemente buscaremos a alguien que se encargue de la guitarra, pero ahora no sabemos cuando tendremos fuerzas ni ganas. Si el disco funciona, será una motivación para hacerlo.

¿El título del disco es alegórico?
Sí, claro. Para nosotros, El día uno es el primer día del resto de nuestras vidas, ahora comienza una etapa completamente diferente. Además, las iniciales forman la palabra Edu. Al principio se iba a llamar Vientos huracanados, como homenaje a nuestros amigos de México. Allí la frase significa que todo va bien, y no era la más adecuada en estos momentos.

En Promesas, el anterior Lp, se notaba que por fin Una Sonrisa Terrible era una banda. ¿Se puede considerar El día uno como su versión corregida y aumentada?
Sí rotundamente. En Promesas, Edu y Antonio acaban de incorporarse a la formación, pero ahora se han implicado mucho más en el proceso de elaboración del disco, que refleja muy claramente la personalidad de los cinco componentes. Y también es importante que se grabara después de que el grupo rodara mucho en directo. Eso ha hecho que se creara una dinámica de funcionamiento y la cohesión entre todos ha sido mayor.

¿Ha facilitado eso el trabajo de producción?
Es que no la ha habido en sentido estricto.
No se ha marcado una dirección estilística tan clara como en alguno de los anteriores, que grabamos sin tener una banda estable. Esta vez, las canciones han surgido en el local de ensayo.

En La leyenda del espacio, Los Planetas recuperaron a Mario Pacheco, el fotógrafo clave del Nuevo Flamenco, y vosotros habéis llamado a Miguel Trillo, ilustre cronista de la movida madrileña. ¿Cómo se os ocurrió la idea?
No suele hacer este tipo de trabajos promocionales, pero hemos sido fans suyos desde hace años, por sus fotos de tribus urbanas y porque representa el espíritu de una época. Pensamos que sería imposible, pero Miriam Lozano y Mira Bernabeu, de Galería Visor, nos pusieron en contacto con él y al final accedió. Nos parece un tema importante, porque el disco no se acaba en las canciones, sino que es un todo: música, letras, diseño, portada, imágenes, etc. Además, nunca había salido una fotografía nuestra en un disco.

Webs: http://www.efeeme.com/
http://www.myspace.com/unasonrisaterrible



Una de las últimas imágenes promocionales del quinteto

NUEVO COMIENZO
"Para nosotros, El día uno es
como el primer día del resto de
nuestras vidas, el disco marca el
comienzo de una etapa
completamente diferente."




Cuestión de canciones
Algunos de los temas claves del disco, comentados por la banda

Es cierto que, sin romper con el pasado, sino como consecuencia directa de él, el repertorio de El día uno muestra a Una Sonrisa Terrible con voluntad más firme que nunca. Un grupo seguro de sí mismo en el que la aportación de Edu Fort resulta decisiva en canciones como Románticos, que exhibe un tremendo final a base de guitarras. “En Promesas era un poco más tímido, pero en este caso se nota su mayor participación en detalles como los punteos”, afirman sus compañeros. En el álbum pueden encontrarse incluso temas que llevan su firma, como Valencia, con un sonido inicial que remite The Velvet Underground. “Es una pequeña broma, porque la letra habla de que Valencia no es Nueva York, pero desde aquí también pueden hacerse cosas interesantes”. Otra de las destacadas es Plan D, con aires de bossa, que conecta con anteriores grabaciones de corte acústico. “Era más eléctrica, porque también nació en el local de ensayo, pero la adaptamos cuando la tocamos en Incrustados en el Escaparate y a todo el mundo le gustó mucho. La volvimos a escuchar y nos dimos cuenta de que había que mantenerla de ese modo. Está compuesta por Isa, que tiene una manera de hacer canciones muy característica”. Y es que, como en todos los trabajos anteriores del grupo, el oyente puede encontrarse indistintamente con momentos suaves y fuertes. Y todos pertenecen a la forma de hacer de Una Sonrisa Terrible. “Nick Cave puede interpretar una balada preciosa con un piano después de un tema de sonido sucio y no pasa nada, mientras que aquí tenemos miedo de que se nos tache de blandos, de heavys o de lo que sea. Para hacer algo creativo no hay que tener ese tipo de prejuicios”.

E.G.


Descargar la entrevista en formato pdf Aquí (2,72 MB)

.

No hay comentarios: